banner

La investigación ha demostrado que una mala dieta, el consumo de tabaco y alcohol y la falta de ejercicio contribuyen a empeorar la salud.

El ejercicio además puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y la concentración, reducir la ansiedad y el estrés y ayudar a mejorar la autoestima y la motivación.

Hacer ejercicio en grupo, como en una clase de aeróbic o en un partido de fútbol, anima a la persona a conocer gente nueva, disminuyendo el aislamiento y mejorando las habilidades sociales. Las clases de meditación y yoga además favorecen la relajación y la autoestima.

El ejercicio debe ser llevadero y divertido, y debería comenzarse lentamente y con cuidado. Es importante consultar al médico antes de empezar un nuevo programa de ejercicio físico. La investigación ha demostrado que una mala dieta, el consumo de tabaco y alcohol y la falta de ejercicio contribuyen a empeorar la salud.

Te animamos a que adoptes un estilo saludable y que adquieras lo hábitos de que se describen a continuación:

 

 

 

 

Una alimentación sana y equilibrada: rica en fibra, verduras, frutas, que podrán mejorar tu sensación de bienestar y controlar cualquier aumento de peso.

 

 

Realizar un ejercicio físico moderado: Mantenerse en forma es fundamental para controlar el peso, pero además tiene gran impacto en la mejoría del estado de ánimo y la autoestima.

 

Mantener alguna actividad o hobbie: Realizar algún trabajo (voluntariado o remunerado), apuntarte a un curso o taller, retomar algún hobbie puede ayudar a desarrollar un sentimiento de satisfacción y mejorar tu bienestar general. Cumplir adecuadamente con la medicación contribuirá a controlar todos los síntomas para que puedas rehacer tu vida e incorporarte a las actividades diarias con normalidad.

 

 

Evitar circunstancias muy estresantes: Es importante que intentes controlar el estrés y evitar las presiones del medio externo.

 

 

Evitar circunstancias muy estresantes: Es importante que intentes controlar el estrés y evitar las presiones del medio externo.

Evitar el consumo de alcohol y drogas: El consumo de drogas (cannabis, cocaína, anfetaminas, etc.) y alcohol (este último en exceso) hace que no mejores y, por el contrario, empeore tu situación. No sólo puede desencadenar el trastorno psicótico, sino que también interacciona con el tratamiento, empeorando tu estado general y propiciando recaídas. Una recaída puede implicar la necesidad de acudir al hospital, visitar urgencias y ser hospitalizado además de un deterioro en tu calidad de vida y la pérdida de tu autonomía.

 

 

Dormir bien por la noche: Dormir de 7 a 8 horas diarias por la noche. Evita el consumo de cafeína, realiza ejercicio y disminuye las siestas durante el día. Es importante que consultes a tu médico si tienes problemas con el sueño.

 

Te puede interesar