banner

En ocasiones, las personas con esquizofrenia pueden reconocer cuándo están enfermando o recayendo de nuevo (lo que se denomina “característica de recaída”), pero no siempre son capaces de hacer algo al respecto.

Actualmente sabemos que siguiendo un tratamiento farmacológico eficaz se pueden controlar los síntomas de la enfermedad y conseguir la estabilidad.

En comparación con las personas que cumplen con el tratamiento, aquellos que lo abandonan o incumplen presentan frecuentemente:

  • Reaparición de los síntomas molestos de la esquizofrenia, que impactan negativamente en su vida.
  • Necesidad de acudir al hospital/urgencias y ser hospitalizado.
  • Deterioro en la calidad de vida y pérdida de autonomía.

Por eso es importante seguir el tratamiento recomendado por su profesional de salud.

El tratamiento es fundamental para evitar recaídas en su enfermedad, para que no se produzca un empeoramiento en su pronóstico y pueda tener una vida lo más normal posible. Si tienes esquizofrenia y estás pensando en interrumpir el tratamiento, vale la pena que reflexiones sobre tu decisión porque las consecuencias pueden ser negativas para tu salud.

Te puede interesar