banner

Realizar un buen cumplimiento de la medicación, seguir las terapias rehabilitadoras, cumplir unos hábitos saludables evitando el consumo de tóxicos y realizar una actividad social y familiar diaria son las bases para poder convivir con la enfermedad sin que repercuta en nuestra día a día.

Conducir Vehículos

Debemos tener precaución a la hora de conducir vehículos porque ciertos medicamentos pueden limitar las capacidades de reacción y pueden producir somnolencia.

Embarazo

En ocasiones especiales, como el embarazo, sí que es necesario planearlo con anticipación y comentarlo con el psiquiatra para llevar el tratamiento adecuado.

Las mujeres con esquizofrenia que deseen ser madres tienen que ser conscientes de que varios medicamentos están contraindicados durante el embarazo y que algunos pueden producir cambios durante la lactancia (la producción de leche). Los médicos o psiquiatras son los más indicados para aconsejar sobre los medicamentos adecuados en tales circunstancias.

Vida Laboral

También es posible seguir manteniendo una vida laboral activa, hay muchas personas con esquizofrenia que trabajan con total normalidad.

Lógicamente, si se produce una descompensación psicótica habría que pensar en una baja laboral momentánea para que una vez recuperado poder volver al trabajo.

Por desgracia, la falta de adherencia terapéutica (no seguir adecuadamente las pautas de la medicación) y, en algunos casos, la intensidad de la enfermedad puede llevar a un deterioro y empobrecimiento de la persona que hará que requiera una protección social.

Te puede interesar