Bob33

Bob33

Nací el 27 de febrero de 1974 en el seno de una familia de clase media-baja. Mi padre se llama Vicente y mi madre Alfonsita. El primer recuerdo que tengo es estar desnudo encima de la alfombra viendo Mazinger Z esperando que mi padre saliera del trabajo.

En el 77, el segundo recuerdo que tengo es ver desde la cuna Fiebre del sábado noche, de Jhon Travollta.

Al poco tiempo empecé a bajar a la calle después de aprender a andar lógicamente. Bueno, en realidad bajé a la calle con 2 años.

Cuando tenía 5 años bajé a la calle como cada día, pero ese día era especial, había una chica rubia muy guapa. Nada más verla le pregunté si quería ser mi novia… me dijo que sí, yo era feliz con Tina que así se llamaba hasta que empecé el colegio, la ESO para ser más preciso en el mejor colegio de Cartagena o al menos eso dicen, porque yo sufrí un bulling espantoso como ahora os relato.

El primer día de clase el profesor preguntó quién sabía descubierto América y yo levanté la mano y respondí Cristóbal Colon. Acabó la clase, recogí los libros, me dispuse a salir pero me cogieron de la mano y me tiraron al suelo, acto seguido me llovieron patadas en el estómago de mi compañero celoso de mi respuesta correcta. No pude levantarme, fue horrible, no recuerdo cuantas patadas me dio, pero sí que me dejó hecho polvo. Empezaban 6 años de palizas semana sí semana no, no le caía bien a algunos compañeros.

Jugué al fútbol en primero de ESO pero no me llenó mucho, el año siguiente en segundo, empecé a jugar a baloncesto, una de las pasiones de mi vida. Por lo de las palizas creo que me empezaron a dejar tocado de la cabeza. A los 10 años oí por primera vez Rap, a Public Evenge (grupo americano) y a DNI (grupo español).

A los 13 años me dejó Tina y me puse muy triste. A esa edad ya cantaba rap de grupos españoles de la época como Def con dos o Sindicato del Crimen, Estado Crítico, etc. Cabe destacar que yo empecé a improvisar música a los 4 años y que me echaron del conservatorio a los 8 por no tener oído musical. En mi casa se respira mucha música ya que mi padre fue Dj en el Jazz Colón de las Ramblas de Barcelona antes de que yo naciera.

A los 16 años, en el año 90, empecé a pintar graffiti. No había dejado de jugar a baloncesto ni de improvisar, pero todavía no improvisaba rap.
A los 18 empecé a improvisar rap y a escribir mis canciones, hoy día tengo 120 canciones. 70 terminadas pero no grabadas y un canal en Youtube.

A los 19 años hice la mili en la Academia General del Aire de San Javier. Terminé la mili y seguía con mis graffitis, mi baloncesto, mis canciones y mis novias. Empecé a ir a conciertos y me gustaba mucho, punk, rock, ska y rap.

A trabajar empecé con 16 años de camarero, mozo de almacén, pinche, dependiente…perdonad mi anacronismo, empezó a aparecer la sombra del fascismo en Cartagena, hay unos auténticos bestias. Yo al principio no tenía miedo, pero pasaron los años y una noche estaba con un amigo en la puerta de mi casa y sin mediar palabra me tiraron al suelo y entre 5 me reventaron a patadas y me pisaron la cabeza con botas militares, esto fue el detonante que hizo que saliera mi enfermedad, la esquizofrenia.

Estuve 4 años sin salir de mi casa con miedo a los grupos de ultraderecha, pues algunos de estos individuos eran nazis. Terminé con un intento de suicidio al tirarme por el balcón y me agarró mi padre de un brazo, y un policía del susto me llevó a un psiquiátrico. Allí me dieron pastillas y me aplicaron contención mecánica. Así estuve 4 o 5 días, atado, muerto de miedo y sin saber nada de mis padres, amigos ni familia, estuve allí ingresado un mes.

Pasaron 2 años y dejé de tomar la medicación, tuve una recaída esta vez con síndrome de Diógenes, con manías persecutorias, llevaba pelo largo y una enorme barba de 13 años.

La jueza dictó sentencia, al psiquiátrico de cabeza.

Allí estuve 4 meses, en el 2012. En 2014 conocí APICES, un centro de día en el cual compañeros y profesionales se portan geniales conmigo en los distintos talleres, senderismo, natación adaptada, ejercicio físico adaptado, serigrafía, cerámica, producción artística, Haf y manufacturados.

Esta es mi vida a día de hoy y agradecido ETERNAMENTE. Y mi enfermedad ha disminuido notablemente.

Canto rap, pinto graffitis y sí, soy esquizofrénico.