La vida de Ángel Peréz

Ángel Pérez Aldón

Mi vida comienza en casa de mi abuela, ya que es donde mi madre da a luz, viniendo con sorpresa incluida ya que mi madre no sabía que estaba embarazada de gemelos.

Provengo de una familia sanluqueña, en la cual somos 4 hermanos, mis padres han trabajado, no obstante en mi vida he tenido carencias, entre mis recuerdo está el ir a bajo de guía a pedir comida con mi madre y mis hermanos al salir de clase.

Mi hermano gemelo y yo fuimos a la guardería, siendo unos años maravillosos. Con nueve años mis padres nos llevan a un colegio interno a todos los hermanos ya que estaba patrocinado por la Junta de Andalucía para las personas que tenían necesidad. Aquellos fueron maravillosos años ya que los monitores y los compañeros eran personas muy buenas.

Con 13 años salimos del colegio interno ya que iban a meter a niños problemáticos. La salida del colegio no fue de mi agrado ya que entro en un colegio público en el cual empiezo a juntarme con personas que no son las adecuadas, al igual que a realizar conductas problemáticas. Estudio hasta séptimo, no obstante con 15 años abandoné los estudios ya que tenía que trabajar debido a las carencias de mi hogar.

Con 19 años me fui a lo militar junto a mi hermano, hice la instrucción en Sevilla especializando en artillería, después estuve en varios cuarteles realizando distintos trabajos. En el cuartel del Polvorín trabajé de policía militar, posterior a esto estuve en la cantina para cuidar a los perros, los caballos, etc. seguidamente, varios amigos y yo nos apuntamos en el cuerpo de guardia para vigilar el cuartel. Con 20 años terminé el servicio militar y me fui a trabajar a las flores.

Mi madre se da cuenta mientras estoy en lo militar que tengo algo, no obstante no dice nada hasta que no pasan varios años. Fue entonces cuando conocí a una mujer sevillana y fue una noche cuando me dice que vamos a darnos un tiempo y yo me pensé otra cosa. Al día siguiente intenté suicidarme y fue cuando me llevan al médico, no obstante me dicen que no tengo nada, hasta que un día me tienen que llevar en la ambulancia escoltado por la policía, diagnosticándome esquizofrenia.

En mi vida he tenido dos amores y mil historias que contar…

Con mi primera mujer estuve cuatro años de noviazgo y decidimos casarnos debido a que estábamos muy bien y enamorados. Nos compramos un piso entre los dos. Cuando trascurre un año, mi mujer empieza a maltratarme y tras un tiempo decido que se acaba. Le pido el divorcio, teniendo varios problemas, entre ellos perdí mi piso. Esto provoca en mí un sentimiento de inferioridad y desvaluación por parte de la persona que había querido tanto.

Con mi segunda mujer estuve cuatro años de noviazgo y cuatro meses de casados debido a que empieza a maltratarme y yo decido cortar. Tras la situación empiezo a consumir alcohol teniendo conductas delictivas hasta que una noche le quemo el coche a mi exsuegro. Esto desencadenó una entrada en prisión debido a que ella me denuncia como que yo la había maltratado. Me condenaron a 3 años, no obstante mi abuela paga la fianza y tan solo estoy un año. Mi año en prisión fue el adecuado ya que mis compañeros fueron buenos conmigo, no obstante, empecé a fumar debido al aburrimiento.

Tras la salida de prisión mi vida mejora, dejando de fumar, empiezo a trabajar para un matrimonio hasta que no pueden hacer frente a los gastos y me despiden. Seguidamente empiezo a asistir a AFEMEN llevando una vida normaliza.

En mi vida he logrado tener una vida estable después de todo el sufrimiento vivido, tanto para mi madre como para mí, ya que mi madre es mi apoyo fundamental.