Relato nº 2

Anónimo

En 1974 nazco en el Puerto de Santa María, aunque provengo de una familia de Sanlúcar de Barrameda siendo hijo único, ya que mi otro hermano falleció en el nacimiento.

Mi madre tiene una esquizofrenia paranoide y es por eso que con tan sólo 8 años me deja con mis tías y ella es ingresada en un manicomio, ya que tuvo un brote muy fuerte y no era capaz de controlarse.

En mi vida he pasado muchas carencias ya que mi madre y yo vivíamos solos y con el poco dinero que cobraba mi madre de la paga de viudedad de mi padre, al cual no conocí ya que tuvo un accidente y falleció cuando yo era muy pequeño. Entre ellas no teníamos ni nevera, ni televisor, etc. Por eso en muchas ocasiones la comida no nos duraba más de un día y teníamos que comer chacinas. En ocasiones mis tías nos ayudaban llevándonos comida.

Mi infancia se resume en un ir y venir de una casa a otra de mis tías, hasta que con 11 años más o menos sale mi madre y recupera mi custodia. En esa época mi actitud no era muy adecuada y es por eso que sólo estudio hasta 6 de E.G.B.

Con 14 años más o menos empiezo a juntarme con unas amistades que no eran muy adecuadas ya que me llevaron a consumir drogas (alcohol, porros, etc.) ya que yo era una persona que me dejaba influenciar por todos los que me rodeaban y fue entonces cuando un día me fumé porros junto con alcohol y me entró un flash muy grande y fue uno de los desencadenantes que me causaron la esquizofrenia.

Mi relación con mi madre no era muy buena en ocasiones, ya que debido a la enfermedad de los dos nos peleábamos mucho, llegando incluso a ejercer violencia física sobre ella cuando no tenía control de mí mismo, hasta que Salud Mental empezó a ayudarme.

Cuando me diagnostican mi enfermedad me sentí muy mal, agobiado, ya que no aceptaba mi enfermedad y es ahí cuando empiezo a ir a AFEMEN llevándome a aceptar mi situación.

En mi vida he tenido tres ingresos debido a la agonía, voces, estrés, etc. que sentía. Esto desencadenó un episodio en el cual me fui por la playa en calzoncillos bañándome y acusando a las personas que se encontraban allí y debido a esta situación llamaron a la policía y me llevaron para jefatura y esto me causaba una sensación de incertidumbre ya que yo no sabía que iba a pasar conmigo y terminé teniendo un ingreso en Jerez de la Frontera. No obstante, después de tratarme, mi mentalidad cambiaba y me sentía más feliz.

Mi madre tuvo otro ingreso y eso fue una caída muy grande para mí, ya que tuve que realizar mi vida de forma completamente autónoma aunque tenía la ayuda de mis tías. Esta situación hizo que empeorara mi enfermedad ya que ella y yo éramos el uno para él otro… No obstante, eso no desencadenó en un ingreso, sino en una depresión. Con el tiempo mi madre se estabilizó. En la actualidad mi madre ha fallecido y esto ha ocasionado un agravamiento en mi enfermedad, no obstante, también he tenido que ser autónomo nuevamente.

En la actualidad vivo sólo y mi día a día es muy rutinario, estoy en FAISEN realizando varios talleres, entre ellos hago deporte como el pin pon, realizo cursos de cocina, asisto a AFEMEN todas las tardes, voy de excursión, etc. Del mismo modo también tengo amistades con las que quedo y pasamos un rato divertido.