banner

La enfermedad más conocida dentro de los trastornos psicóticos sería la esquizofrenia. La predisposición genética y unos factores ambientales serían la causa desencadenante. Igualmente, sería necesario un periodo ininterrumpido de al menos 6 meses de síntomas. La base fundamental de su tratamiento serían los medicamentos antipsicóticos y una psicoterapia integradora.

Un episodio psicótico breve sería una reacción que podría tener una persona vulnerable genéticamente a la psicosis y que en momentos de máximo estrés se descompensa. La desaparición de los síntomas suele ser rápida y la recuperación total. El tratamiento sería con antipsicóticos durante un periodo determinado de tiempo.

La psicosis tóxica sería otro trastorno psicótico, su causa sería el consumo de tóxicos (Cannabis, cocaína, anfetaminas...) y en principio su tratamiento sería el abandono total del consumo de estas sustancias.

El trastorno esquizoafectivo sería un trastorno psicótico donde episodios de intensa tristeza o de euforia acompañan a los síntomas psicóticos (delirios y alucinaciones); su causa sería una combinación de factores genéticos y ambientales y su tratamiento serían los medicamentos antipsicóticos y una psicoterapia integradora.

Otras enfermedades mentales también pueden producir cuadros psicóticos en algún momento de la enfermedad, como el trastorno bipolar, el trastorno de personalidad…

Otros cuadros psicóticos serían los debidos a cuadros orgánicos; un tumor, una infección en el cerebro, una enfermedad autoinmune... el tratamiento sería el de la enfermedad que lo provoca.

No se incluyen dentro de los trastornos psicóticos el autismo, el trastorno de la personalidad antisocial ni el trastorno por personalidades múltiples (o doble personalidad).

Te puede interesar