banner

El objetivo es facilitar el cumplimiento del tratamiento por el paciente de la forma más cómoda y que interfiera lo menos posible con la vida del paciente, disminuyendo la molestia del tratamiento con pastillas.

Este tratamiento consiste en administrar el medicamento por vía intramuscular al paciente de forma que se vaya liberando lenta pero paulatinamente manteniendo su efecto durante varias semanas hasta una nueva administración.

Ejemplo de estos medicamentos son: Palmitato de Paliperidona, Risperidona inyectable de larga duración, Aripiprazol inyectable i.m. y Pamoato de Olanzapina.

Los tratamientos de larga duración permiten controlar los síntomas de la enfermedad con eficacia, además de presentar una administración más espaciada facilitando su seguimiento tanto para pacientes como familia. Algunos se administran cada 2 semanas (Risperidona de larga duración) ,1 vez al mes (Palmitato de Paliperidona, Aripiprazol de larga duración y Pamoato de Olanzapina) y las últimas innovaciones permiten una administración trimestral (Palmitato de Paliperidona) que permite controlar los síntomas de la enfermedad con una pauta más espaciada en el tiempo.

¿Qué puede aportar un Tratamiento de Larga Duración?

  • El paciente y familia no tienen que acordarse todos los días de la medicación, por lo que facilita el seguimiento adecuado del tratamiento y con ello que el paciente “se olvide” de la enfermedad y piense en otras cosas.
  • Evita los efectos de los picos de medicación en sangre.
  • Al aumentar la adherencia al tratamiento, se podrían disminuir las recaídas y por tanto los ingresos hospitalarios con todo lo que supone para paciente y familia.
  • Ir a su centro a que le administren la medicación es una buena oportunidad para estar en contacto con profesionales sanitarios de forma constante que le proporcionarán toda la información que el paciente necesite.

Te puede interesar