banner

La psicoterapia y las intervenciones psicosociales pueden ayudar a las personas a convivir con su enfermedad, identificando modos de sobrellevarla psicológica y socialmente.

Uno de sus propósitos es que las personas reflexionen sobre sí mismas, y tengan en cuenta a los demás y su entorno. Esto puede reducir el impacto de la enfermedad en su capacidad para manejar los aspectos sociales de la vida diaria, como hacer la compra o quedar con gente. Existen muchos tipos de terapias psicosociales disponibles y algunos tienen un enfoque cognitivo (pensamiento) o conductual. Lo que significa que intentan animar a la persona a que piense y se comporte con normalidad, así como a mejorar su funcionamiento social en distintos entornos, como el hogar, el trabajo, la comunidad o el hospital. La psicoterapia puede plantearse de forma individual en encuentros con profesionales de la salud mental, o en grupos en los que participe la familia de la persona que padece la enfermedad. Cada vez es más frecuente que los equipos de salud mental utilicen la psicoterapia y las intervenciones psicosociales como parte de su práctica diaria.

Te puede interesar