banner

Esta terapia consiste en la generación de una convulsión generalizada mediante la aplicación de un estímulo eléctrico.

Es una técnica que ha sido muy criticada desde sus inicios, aunque actualmente y tras introducir una serie de modificaciones técnicas, así como el papel de la anestesia durante su aplicación, se han disminuido las complicaciones y los efectos secundarios. De hecho, el TEC (como comúnmente se conoce) constituye un tratamiento eficaz ampliamente utilizado en psiquiatría.

El efecto terapéutico del TEC tiene como objetivo obtener mediante la aplicación de un estímulo eléctrico de una forma controlada una convulsión no superior a 60 segundos. La frecuencia óptima de sesiones se establece en 2-3 por semana, según las características del paciente y hasta completar un total de 9-12 como promedio.

Está indicada en algunas patologías como la depresión psicótica, la manía con intensa agitación psicomotriz, la catatonía, episodios psicóticos con intensa agitación psicomotriz o desorganización Conductual y la resistencia o contraindicación a fármacos. En la actualidad no existen contraindicaciones absolutas para la realización de la terapia electroconvulsiva

Te puede interesar